Una jornada maratoniana para reivindicar la gestión comunitaria del agua

Desde mediados de agosto empezamos a preparar las actividades conmemorativas del 14 de septiembre, el Día Nacional de la Gestión Comunitaria del Agua.

A pesar de llevar más de 1 año de pandemia de COVID-19, desde las Juntas de Agua queríamos hacer algo grande, algo que nos permitiera dar un golpe sobre la mesa y presentarnos diciendo «aquí estamos las Organizaciones Sociales y Comunitarias del Agua y queremos ser escuchada». Es decir, recordarles a las instituciones y a la ciudadanía que «nosotras administramos el agua en la mayoría de sectores rurales de la Amazonía Norte, de acuerdo a nuestra realidad, necesidades y cosmovisión; entrelazando los saberes, tradiciones y las prácticas comunitarias con el derechos humano al agua y al saneamiento».

Claro que eso de grande, a sabiendas que estamos en pandemia, nadie tenía muy claro qué significaba… ¿Cuántas serían? ¿10… 20… o 50 personas? Por si acaso, íbamos a invitar a todas las autoridades involucradas en la gestión del agua de la provincia de Sucumbíos, es decir, Alcaldes y Alcaldesas, Prefecto, Directores/as… además de las directivas de las Juntas de Agua, quienes eran las protagonistas reales.

Ese 14 de septiembre empezó muy pronto en la madrugada… apenas asomaba el Sol, aún tumbados en la cama, teníamos la confirmación por el grupo de whatsapp de que nos iban a acompañar a los actos conmemorativos una delegación del MAATE de Quito y el Director Provincial de Sucumbíos, el Alcalde del cantón Cascales, la Gerente de EMAPALA en representación del cantón Lago Agrio y el Presidente de la ROSCGAE. Lo primero que se nos vino a la cabeza fue la palabra estrés, pero en este caso no se trataba de estrés hídrico… sino de estrés emocional y físico. ¿Será que llegan más autoridades institucionales que representantes de Juntas de Agua? ¿Será que en lugar de decir aquí estamos las Juntas, el mensaje final queda como que aquí estamos las autoridades?

Cada quien con sus cosas, poco a poco fuimos llegando al Auditorio de EMAPALA en Lago Agrio (Sucumbíos). Desde Enginyeria Sense Fronteres (ISF por sus siglas en español) nos habíamos olvidado el parlante y el proyector, pero no había problema, conseguimos que nos prestaran ambos. Parecía que ya todo estaba listo, solo faltaba la gente… pero a la hora señalada, 09:00 horas, ni un minuto más, el público ya llenaba el auditorio, unas 40 personas y al frente una mesa directiva.

Palabras de bienvenida a cargo de las Asociaciones de Juntas de Agua de Lago Agrio y de Shushufindi, ambas pertenecientes al Consorcio de Juntas de Agua de Sucumbíos, Napo y Orellana (CJASNO). A continuación las diferentes autoridades de la mesa directiva nos compartieron sus experiencias en políticas hídricas a escala nacional y local, tanto desde la vertiente institucional como de la organizativa.

Era turno de ISF. En ese momento ya se había dicho casi todo, las palabras sobraban, así que mejor bajar al plano terrenal y demostrar las cosas con hechos. Primero un pase de la obra de títeres «Auka y sus amigas ante los efectos ambientales de la COVID-19», esto nos permitió, desde un cuento infantil poner sobre la mesa las 3 emergencias que enfrenta la Amazonía en la gestión del agua: emergencia ambiental por contaminación, emergencia climática por los cambios en los patrones meteorológicos y emergencia sanitaria por la pandemia de COVID-19.

A continuación pasamos al Juego del Agua. La mesa directiva se conformó en 4 equipos (MAATE, CASCALES, EMAPALA y ROSCGAE) y buscaron personas aliadas entre el público para completarlos. Además de las pertinentes aventuras, desventuras y risas del juego, a través de las casillas del juego y de algunas pequeñas pruebas y preguntas, logramos poner sobre la mesa 3 temas adicionales relacionados con la gestión del agua en la Amazonía: organización e inclusión social entorno al agua, alianzas público-comunitarias e incidencia social en las políticas hídricas.

Llegados a ese momento, además de conseguir posicionar los anteriores temas, era el momento de explicar la importancia de abordar la gestión integral e inclusiva del agua desde un enfoque basado en género y derechos humanos. Solamente de esta forma conseguiremos que todas las personas y colectivos, sin discriminación alguna, disfrutemos plenamente del ejercicio del derecho humano a agua y al saneamiento.

Restaban aún los actos más protocolarios de firma de un convenio de cooperación entre el CJASNO e ISF para la implementación de una escuela de liderazgo, el abordaje de la planificación estratégica organizativa y la implementación de una estrategia de comunicación y visibilidad. Además, se hizo un reconocimiento público a las acciones positivas de algunos líderes y lideresas en favor de la gestión del agua en la provincia de Sucumbíos.

La clausura debía ser el colofón del acto. Para ello los Presidentes de las Asociaciones de Juntas de Agua de Lago Agrio y de Shushufindi se encargaron de recapitular los momentos clave del evento y emplazarnos a todas las personas a continuar trabajando para la gestión comunitaria del agua día a día, porque una sola flor no hace primavera.

Las 13:00 horas, era el momento de relajarnos, descansar y conversar con las personas presentes… La única lástima era que a las 14:00 teníamos previsto estar en la Joya de los Sachas, provincia de Orellana, participando en actos muy similares, esta vez organizados por la Coordinación zonal Napo del MAATE y el GAD del cantón. Esto sólo significaba una cosa, ese día no había tiempo para almorzar.

Si bien este acto no lo lideramos, el compromiso con cada una de las Juntas de Agua es igual de alto en Sucumbíos que en Orellana. Cedimos el protagonismo a las autoridades y a la mesa directiva, donde compartíamos espacio con la Asociación de Juntas de Agua Potable y Saneamiento La Belleza (AJAAPySLB) y el CJASNO, organizaciones amigas.

Estuvimos en segundo plano hasta que fue el momento del pase de la obra de títeres «Auka y sus amigas ante los efectos ambientales de la COVID-19». Nuevamente frente a autoridades, organizaciones y sociedad civil conseguimos posicionar las 3 emergencias bajo las que se encuentra este territorio. Seguidamente resaltamos nuevamente la importancia de abordar la gestión integral e inclusiva del agua desde un enfoque basado en género y derechos humanos.

A continuación se firmaron sendos convenios marcos de cooperación entre el MAATE y el GAD Municipal del Sacha, y entre el MAATE e ISF. Esto permitió a las Juntas de Agua ver un poco más cerca la posibilidad de,más allá de brindar el servicio de agua, trabajar realmente por una gestión integral e inclusiva del agua de la mano de las organizaciones e instituciones presentes; vislumbrándose el camino hacia las tan anheladas alianzas público – comunitarias para la gestión del agua.

Las 17:00, ahora sí había culminado nuestro intenso, pero muy fructífero día. Habíamos conseguido posicionar sobre la mesa y frente a las autoridades temas clave en relación con la gestión integral del agua y, además, habíamos logrado coordinar acciones concretas con titulares de derechos (instituciones) y de responsabilidades (organizaciones) en favor del ejercicio y la defensa del derecho humano al agua y al saneamiento.

El camino a los hogares fue cansado, aún quedaba un buen rato y el estómago seguía vacío reclamando el almuerzo del día… El Sol ya caía y lo que la mayoría queríamos era llegar a nuestros hogares, tomarnos un vaso de agua y refrescarnos con una ducha. Realmente ese día había seguiría girando en torno al agua…

L’entrada Una jornada maratoniana para reivindicar la gestión comunitaria del agua ha aparegut primer a ESF.