Hoy, 6 de febrero, nos hemos
concentrado en las puertas de San Mamés con motivo de la Jornada de
empleo y presentación de empresas organizada por la Escuela de
Ingeniería de Bilbao de la UPV/EHU. La razón de dicha protesta es
que, en esta actividad en la que se muestra al alumnado posibles
salidas profesionales, se encuentran varias empresas con actividades
en la industria armamentística.

En
la presente jornada, alumnas/os y graduadas/os tendrán la
oportunidad de entablar contacto con algunas empresas con actividades
relacionadas con el desarrollo armamentístico, tales como Sener o
ITP. De esta forma, se intenta normalizar el trabajar y tener
colaboraciones con empresas participes de forma directa o no tan
directa en la destrucción de otros pueblos. Frente a esto, queremos
manifestar que, bajo la excusa del trabajo, de la investigación o
del desarrollo, no todo es legítimo. Desde la dirección de la
UPV/EHU son frecuentes las menciones a los valores, la ética, la
responsabilidad social, el respeto… pero, al parecer, no supone
mayor problema tomar parte en actividades que tienen como
consecuencia la muerte y destrucción a miles de kilómetros de aquí,
canalizando una parte del conocimiento desarrollado en la universidad
pública hacia las mismas.

Este
tipo de eventos no son nuevos, como tampoco lo son las colaboraciones
con la industria armamentística y el militarismo por parte de la
UPV/EHU y, especialmente, por parte de la Escuela de Ingeniería de
Bilbao. Estos últimos años la UPV/EHU ha organizado algunos
seminarios con el Ministerio de Defensa1, ha participado
en la regata para realzar la figura de Elcano mediante la presencia
del velero El Saltillo junto a un buque de la Armada2, es
parte de la Plataforma Tecnológica Aeroespacial Española junto a
diversas entidades del Ministerio de Defensa y la industria
armamentística3, y tiene acuerdos y colaboraciones con
diversas empresas con participación en la industria armamentística
para la investigación y para la realización de prácticas por parte
del alumnado.

En
este sentido, la postura de la dirección es hipócrita, negando unas
relaciones que están en algunos casos documentadas y disponibles (en
cualquier caso, la mayoría de contratos y colaboraciones no son de
acceso público; de serlo, la lista sería más extensa),
argumentando que están dentro de la legalidad o que no están
dirigidas a actividades bélicas. Por poner un ejemplo, en la sesión
del Claustro universitario de noviembre de 2019 se formuló una
pregunta en relación a la política de investigación e innovación
y las practicas responsables enunciadas por el equipo de gobierno,
inquiriendo si dichas prácticas responsables incluyen no colaborar
con empresas y entidades relacionadas con la industria
armamentística. La respuesta fue negar la mayor, indicando que,
hasta el momento, no se ha considerado necesario adoptar ese tipo de
medidas porque no se han realizado colaboraciones entre la UPV/EHU y
otras entidades que tengan relación con la industria armamentística.
Pero la negación no puede ocultar la realidad.

Por
todo ello nos hemos concentrado hoy aquí, para decir que no son
bienvenidas las empresas que se enriquecen sobre la destrucción de
otros pueblos y la muerte de personas, para pedir que la dirección
de la UPV/EHU deje de mirar a otro lado y/o justificar dichas
colaboraciones, y para exigir que suspenda las relaciones con
empresas y entidades ligadas al militarismo y la industria
armamentística.

Que el lema de la UPV/EHU no sea “Gerra eman eta zabal zazu”.

Plataforma
“UPV/EHU, moztu kolaborazioa”

La entrada Las empresas de la muerte no son bienvenidas UPV/EHU, ¡detén la colaboración con la industria armamentística! aparece primero en ISF Euskadi.