Artículo escrito por Pamela Gusqui Machado, estudiante del XX. Seminario de Desarrollo, Cooperación y Tecnologías para el Desarrollo Humano

A lo largo del tiempo, la sexualidad, la identidad sexual y áreas
similares han sido objeto de discusión de argumentos a favor o de
rechazo, de que es lo correcto o que es lo que va en contra del
modelo implantado en la organización social basada en el
fundamentalismo identitario.

Actualmente
existe una amplia información sobre el universo de la sexualidad y
sus diferentes matices, que se va ampliando cada vez más, a pesar
de tener acceso a tanta información ¿Qué tanto sabemos sobre
Diversidad Sexual y de Género (DSG)? Comenzamos con la base de que
el sistema desde pequeños nos ha implementado la idea en nuestro
cerebro en que existen hombres y mujeres, de género masculino y
femenino, heterosexuales y como algo arriesgado y abiertos de mente
se ha dicho que existen personas homosexuales, con dicha información,
empecemos con preguntas “tan simples”, ¿Cómo te defines? ¿Qué
es para ti diversidad? ¿Qué es sexualidad? ¿Qué es Diversidad
Sexual de Género? Ahora que te las planteas ves que estas dudas que
durante muchos años se han hecho muchas personas, su respuesta han
sido basadas siguiendo un modelo dominante la “heterosexualidad”
y un asunto binario.

Fernando
Altamira menciona que la DSG, desde el marco de un modelo de
Desarrollo dominante viene dado desde donde él llama la triada de
la exclusión
, que es neoliberal, etnocéntrico y
heteronormativo. Con base en la heteronormatividad se rige un sistema
que controla o que piensa que puede hacerlo, estableciendo lo que
está bien o lo que está mal, determinando lo que queda fuera
(extramuros) o dentro (intramuros) del sistema. Lo que pocos vemos es
que esto no solo afecta a la comunidad LGTBI, o al tipo de
sexualidad, identidad o género con el que te identifiques, pues este
es un sistema que se le ha atribuido el derecho a ubicarte como pieza
de un puzle que si no encajas en un determinado estereotipo te
excluye. Cuando algo se escapa a las categorías se sexo, de género
o de erotismo produce que exista rechazo, no aceptación de la
sociedad, ataques homofóbicos o incluso una lucha interna en querer
encajar en el estereotipo ideal. Añadido a esto se ha podido ver que
este modelo binario ha incidido en la toma de decisiones de
organizaciones, gobiernos, religión, ONG, y un amplio etcétera, lo
que te hace pensar ¿realmente nos estamos planteando como sociedad
un modelo alternativo al dominante?

Como
una solución alternativa se plantea la interseccionalidad, la cual
permitiría identificar la vida de aquellas personas que no se
enmarcan en una línea y que no entran en un grupo identificado, con
esto se busca que la diversidad y la no normatividad puedan
interpretarse como un derecho a la diferencia y a la singularidad de
cada ser humano, que las etiquetas sean necesarias para identificar a
los grupos que existen, más no para enfrascarlos en un determinado
modelo.

Puede
no ser una tarea sencilla, ya que es revolucionar y evolucionar
lógicas culturales que se han manejado y enraizado durante siglos,
pero debemos ser el cambio que queremos ver, debemos ser parte de la
cooperación transformadora no normativa, de una manera que no sea el
modelo dominante quien marque el compás a bailar y entender que un
aporte por más pequeño que sea, repercutirá en la sociedad. Aunque
consideres que entras en el modelo dominante, o si estas en el
margen, o que cumples con los estereotipos de la sociedad, o si eres
LGTBI, es un trabajo que debe realizarse conjuntamente, el entender y
transmitir que no todo es blanco o negro, no existe algo bueno o
malo, y sobre todo que no es un tema binario, que en la Diversidad
Sexual de Género, somos personas interseccionales con diferentes
matices.

La entrada DIVERSIDAD SEXUAL Y DE GÉNERO aparece primero en ISF Euskadi.