Tras varios años acompañando la realización de Trabajos Fin de Grado y de Máster, desde Ingeniería Sin Fronteras País Vasco nos propusimos indagar sobre el potencial transformador que hay tras estas investigaciones. Por eso, hemos iniciado un proceso en el que hemos querido acercarnos a otras iniciativas que también creen que estos trabajos pueden ser una herramienta de cambio social y personal. En esta tarea, teníamos claro que queríamos conocer la experiencia del alumnado y el pasado mes de junio convocamos a un encuentro para dialogar sobre sus experiencias. 

Desde la diversidad de las personas que nos dimos cita (gente de diferentes ingenierías, ciencias, trabajo social, bellas artes… ), comenzamos a construir un posicionamiento común respecto a qué entendemos por transformación social. En la dicotomía irresoluble que nos obliga a elegir entre el capital y la vida, la apuesta por la transformación social tiene claro hacia dónde quiere ir. Es imprescindible poner en el centro las vidas que merecen ser vividas y, para ello, partir de una toma de posición y conciencia sobre el lugar que queremos ocupar, hacia dónde queremos construir. Desde el primer momento, aparece un consenso clave: no hay transformación social sin que previamente se mueva algo a nivel personal. 

A pesar de la diversidad de experiencias, todas las presentes coinciden en señalar que el TFG fue un elemento clave que ayudó a tomar conciencia sobre el mundo. “Al principio quería hacer un TFG bibliográfico, pero al lanzarme al mundo de la cooperación, fue un mirarme hacia dentro”. Al realizar el TFG aparecieron preguntas que nunca antes habían surgido, interrogantes que ayudan a definir el camino que se va a seguir. ¿Qué puedo aportar yo? ¿Para qué lo hago? ¿De qué manera quiero hacerlo? 

Sin embargo, aunque la experiencia estuvo llena de riqueza, también conllevó el encuentro con ciertas limitaciones. Muchas voces mencionan la falta de tiempo y una estructura final del documento que les impedía reflejar algunos aspectos clave de su proceso de formación y de investigación. “Sólo me pedían que reflejara la parte técnica, toda la indagación social quedaba en anexos”. Tampoco la formación recibida durante la carrera facilitó la adquisición de herramientas para enfrentarse al reto de realizar un TFG para la transformación social. Aunque precisamente esa distancia entre los temas abordados en clase y la posibilidad de indagar sobre otras temáticas a través del TFG supuso un enganche para continuar para algunas de las presentes: “en la carrera nos hablaban específicamente de industria armamentística; la posibilidad de hacer el TFG con ISF me ilusionaba y a eso me agarré para continuar con mi carrera”. 

Antes de irnos, dedicamos un tiempo a idear posibilidades de mejora en el  programa de TFG/TFM. Entre las ideas surgidas, se plantea la necesidad de que haya más profesorado implicado en la realización de este tipo de trabajos, ya que en ocasiones es difícil encontrar quien pueda tutorizar. Que la universidad aproveche la oportunidad para abrirse a movimientos sociales y asociaciones, generando espacios de trabajo en común y apoyando en la satisfacción de las necesidades y deseos expresados por la sociedad organizada. Se comenta lo interesante que sería poder vincular prácticas y TFG, la necesidad de mejorar la difusión de las investigación y hacer un mayor intento por dar continuidad a los resultados de este tipo de TFG. Un listado de más de 20 propuestas que en los próximos meses ayudarán a alimentar la investigación que estamos realizando desde Ingeniería Sin Fronteras.

La entrada Dialogando sobre TFG que han apostado por la transformación social aparece primero en ISF Euskadi.