Suena bien, que se entienda que se necesita un mínimo de agua para vivir dignamente, y que se reconozca.

¿podríamos pensar que es un arma de doble filo para favorecer empresas que gestionan agua de manera privada? o simplemente se ha entrado un poco más en razón.

Aquí la noticia